viernes, 18 de enero de 2013

Conciliación y maternidad


Deseo hablar sobre la tesis sostenida, argumentada y defendida de que en el mundo laboral existe un techo de cristal con el que las mujeres chocamos irremediablemente, sí o sí, por razón de la maternidad. Es una de las consignas básicas del feminismo oficial que como un mantram hemos escuchado,  asimilado y recitado de forma inconsciente. El trabajo es un derecho de la mujer. La familia es una carga (que hay que repartir).

Permíteme la risa floja. Si levantarse a la siete de la mañana, dejar a los niños en la guardería, regresar agotada ocho o nueve horas después a recogerlos y trabajar en precario por mil euros (o poco más) al mes es un derecho… algo hemos hecho mal. Las mujeres hemos accedido a un mercado laboral masculino sin cuestionar las bases del mismo y arrasando con otros aspectos de nuestra existencia que hemos considerado secundarios.
Tengo una amiga, licenciada con posgrado, que lleva toda su vida laboral siendo becaria en precario.  Es el primer miembro de su familia que accedió a la Universidad. Su padre era mecánico y del sueldo del padre vivían cuatro: la madre, el padre y dos hijos. Mi amiga, de cerca de cuarenta años, no ha podido vivir de su sueldo prácticamente hasta hace pocos años y su situación es tan insegura que no se puede plantear tener familia porque el sueldo no llega y teme que la despidan.
Hemos accedido al mercado de trabajo asumiendo los parámetros de la biología masculina, la cultura dominante patriarcal, los ritmos acelerados y dejando por imperativo a la familia en un segundo término. Tal y como está creado el sistema laboral, o trabajas o te encargas de tu familia. Porque encargarse de la familia, educar y cuidar implica tiempo y energía que, después de nueve horas fuera de casa, no abunda.
Para las mayorías de las tesis feministas, la maternidad era el objetivo a batir. Una maternidad que nos volvía inseguras, sumisas y nos recluía en casa. Para ellas, hijas burguesas y acomodadas, la lucha era la de una libertad que soñaban y anhelaban con ojos de hombre. El hombre fue la medida de la libertad. Y el hombre no es cíclico, ni se preña, ni pare ni amamanta. El hombre puede, incluso, no  vincularse emocionalmente con sus hijos. Y el hombre podía poner en el primer valor la acumulación de riquezas, el éxito profesional o la independencia. Y eso hemos buscado desde entonces.

Para  Simone de Beauvoir (1.908-1986) la maternidad era una servidumbre:
«Todo el organismo de la mujer está adaptado a la servidumbre de la maternidad y es, por tanto, la presa de la Especie»

Elisabeth Badinter publica en 2011 un libro titulado "La mujer y la madre", cuya tesis
viene a sostener que la maternidad es una nueva forma de esclavitud.

Pero ambas feministas son hijas tanto de su condición de mujer como de su condición de burguesas adineradas. Me preocupa cuando las mujeres, recién paridas, dejan a sus hijos en manos de otras mujeres más pobres. Que a su vez dejan los suyos en otras aún más pobres que ellas o en instituciones. Ese “que ninguna cría esté con su madre” es una de las mayores aberraciones que he podido observar. Me preocupa cuando mujeres aparentemente inteligentes alegan que su carrera profesional es lo primero, pero no señalan cual es el problema real para conciliar, por qué debieron elegir. Yo quiero todo. Quiero tener una maternidad gozosa, cercana y verdadera, con más presencia cuando soy más necesaria, y quiero poder desarrollarme profesional y personalmente de forma íntegra. La dificultad para conciliar no es ser madre; la dificultad para conciliar es el sistema de relaciones laborales en el que no se compra tu trabajo, se compra tu tiempo que por ende, es tu vida.  Antes dependíamos del marido; ahora lo hacemos del jefe o, en el peor de los casos, de un decreto-ley.
Hay que estar muy ciega o habernos creído tanto las consignas como para no reconocer que nos hemos convertido en esclavas y que, además, debemos de estar agradecidas. Antes con un sueldo vivía una familia de cuatro o cinco miembros; ahora con dos sueldos no llega para vivir tres. Si al menos tuviéramos el valor de señalarlo y comenzáramos a crear otras relaciones interpersonales y laborales entre todos, otro gallo nos cantaría.

Continúa en la siguiente entrada Conciliación y maternidad II (matices)

46 comentarios:

maga dijo...

vaya,has metido el dedo en la llaga.Maravilloso comentario,la sociedad actual no quiere pagar para tener familias felices;quiere sicópatas que acribillan gente por doquier.

Ague dijo...

Madre mía! No puedo estar más de acuerdo contigo!!!

uma dijo...

el sistema capitalista es un sistema patriarcal..por ende... liberacion de que??..hay que cambiar paradigmas... no a otro sistema patriarcal que se oponga al vigente..a otro!!!

Mónica Felipe-Larralde dijo...

... y tanto... rompiendo la familia, rompemos al individuo. Gracias por tu comentario.

Silvia Durá dijo...

Me ha encantado, Mónica, lo has explicado maravillosamente. Estoy de acuerdo al 100%.

un descanso dijo...

Las mujeres siempre han estado en una situación peor que los hombres. Cuando hay comprensión todo se logra .

Anónimo dijo...

Un texto orientado. No creo que se deba mantener un sistema capitalista ni global, eso ya parte dañando a los pequeños productores de un pais, y un pais es como una gran gran familia. Creo tb que no es cuestion de que el sexo masculino haya creado el sistema actual, este sistema lo crearon algunas familias que como objetivo tienen el "poder", muchos y la gran mayoria de los hombres quisieran pasar mas tiempo con sus hijos y familia y no llevar esa rutina de trabajo que al final beneficia solo a los originadores de este sistema poco humanitario. Mujeres, los hombres deben ser entendidos tambien. Cambien el paradigma de que no existen ciclos no cosas que afectan la vida masculina. Graciad

amamadoula dijo...

Genial, Mónica, has puesto palabras a mis pensamiento. Han querido venderos una igualdad que se ha quedado en nada, han querido haceros creer importantes laboralmente y es una mentira. Han querido hacer creer que igualan las listan con mujeres trabajadoras, pero sigue siendo otra mentira.
Una madre lactante y con jornada reducida no es productiva y a la mínima la despiden.
No creo en la conciliación laboral, tengo motivos para ello. Además, en el caso de que la madre trabaje un montón de horas, fuera de casa quien se resiente son los niños, la familia.
Además ¿de verdad vale la pena ganar 1000 euros para pagar guarderías o alguien que atienda a NUESTROS hijos? No lo sé...
Lo lamento, pero este tema saca mi lado oscuro.
Gracias por hablar claro.

Mónica Felipe-Larralde dijo...

Hola Anónimo:
Me gustaría matizar algo. Yo no creo que el sistema patriarcal haya sido creado por los hombres. Yo creo que ha sido creado y perpetuado por los hombres y las mujeres. Cuando la mujer se incorporó al trabajo asalariado, las reglas se habían creado entre los hombres previamente y nosotras no protestamos, no pretendimos cambiar lo que había, no nos "dimos cuenta" de la trampa.
Ya sé que hay muchos hombres queriendo cambiar el mundo el mundo de las relaciones personales y laborales; pero yo en este artículo quería señalar como desde el feminismo más tradicional se nos ha vendido que la maternidad era un lastre. Yo creo en un mundo mejor para todos, para los mujeres, para los hombres y para nuestros hijos. Espero que algún día lo veamos.
Muchas gracias por tu comentario.

MaryamBCN dijo...

Hola,realmente me siento totalmente identificada con lo que dices, palabra por palabra. Con master y doctorado he tenido que trabajar por 1000 euros y regalar mi vida a otros. Recuerdo decirme hace tiempo a mi misma. donde esta la feminista que hizo creer que esto era lo que quería en la vida? me siento completamente engañada por el discurso que nos ha hecho creer que el mercado de trabajo actual nos libera. Mi sensación es de sentirme controlada y además no he podido hacer una familia. En este momento regalaría mis titulos a cambio de una familia y ser ama de casa

Metropolitan Area Girl dijo...

Me parece que tu visión es bastante parcializada y haces lo mismo que criticas... hablas como una burguesa... Yo soy feminista y no soy burguesa, me ha costado mucho estudiar, hoy tengo una maestría y he luchado muchísimo por lograr esa meta. Yo he vivido hambre y carencias, incluso épocas en las que ni para comer he tenido. Me tardé 15 años en regresar al estudio porque antes de eso tuve que trabajar para mantenerme a mí y ayudar a mi mamá a mantener a mis hermanos, ¿la razón? Uno de esos hombres que abandonan a la familia (y no digo que todos sean así). La maternidad es el proceso biológico por el que las mujeres tenemos la capacidad de reproducirnos. Otra cosa es el trabajo reproductivo o de cuidado, o el maternaje, como en algunos círculos de las ciencias sociales se ha llamado a todo el trabajo de cuidado y atención a los hijos. Ése trabajo puede realizarlo cualquier persona, de cualquier sexo, edad e incluso sin línea de parentesco con el o la bebé. Lamentablemente, el patriarcado, o como lo quieras llamar, ha señalado que somos las mujeres las únicas responsables de ése trabajo. Esto no significa que las mujeres no lo hagamos con amor, para nada. Sólo que no se nos da la opción de compartir ese trabajo. ¿El resultado? Madres que creen que su único rol en la vida es cuidar a sus hijos hasta el día de su muerte y alrededor hay un halo de sacrificio. ¿Otro resultado? Padres que aunque deseen estar cerca de sus hijas e hijos, no pueden hacerlo porque culturalmente "no es su lugar", "no es su trabajo". Créeme, esas creencias milenarias y sin retar afectan a mujeres y hombres por igual. Ahora, respecto a que las mujeres no hemos retado al mercado de trabajo y que no hay un techo de cristal por maternidad. No sé en España, pero en México el mercado laboral es particularmente hostil con las mujeres y sí hay una segregación horizontal horizontal y vertical. No es algo que yo "crea", lo viví y además mi tesis de maestría es sobre el tema. ¿Cómo retas a un mercado de trabajo que ni siquiera se molesta en contratarte porque eres mujer, tienes hijos, o madre/padre enfermo, o eres madre soltera? ¿Cómo lidiar con los seleccionadores de personal que te preguntan si tienes alguien que te cuide a tus hijas o hijos porque ahí no hay enfermedades, no hay urgencias y no hay nada? Sí, las mujeres podemos enojarnos, enfurecernos... y eso no hará que nos contraten. En México puedes quejarte en la CONAPRED o en Derechos Humanos, pero nadie forzará al empleador a contratarte. ¿Hacer huelga de mujeres? No lo creo, pondrían a hombres a trabajar en esos puestos, el capitalismo manda. Te sugiero que busques más información, que leas más sobre feminismo porque así como reniegas de él, hay una variedad teórica impresionante que lo conforma. Una de esas variedades tiene una visión de la maternidad muy particular y que se acerca a lo que tú dices. Sin embargo, yo soy feminista marxista y observo desigualdades concretas. Por cierto, yo decidí no ser madre porque no compro la idea capitalista de que una mujer lo puede todo y no hay costos. Claro que sí hay costos, tarde o temprano, incluso a nivel salud. No hay una forma de ser mujer, hay muchas, eso deberías de saberlo. Yo decidí ser mujer sin hijos, trabajadora y profesionista y no tengo nada contra quienes deciden ser madres, es totalmente respetable, tampoco tengo nada contra quienes creen que pueden tenerlo todo, muy respetable. Por eso mismo exijo respeto a la decisión de ser madre, no permito que nadie cuestione mi decisión. No soy madre porque no quiero y punto. ¿Eres madre y eres feliz? ¡Bravo! Felicidades, te respeto y no cuestiono tu decisión. Sólo te pido que leas más, te informes adecuadamente para que tus comentarios no se conviertan en un harakiri... tú piensas como burguesa, actúas como burguesa y te quejas de las burguesas...

Rossie Cedeno dijo...

Muy interesante el artículo, estoy de acuerdo con algunos puntos y comentarios, especialmente en que vivimos en sociedades patriarcales, y que el sistema capitalista está montado en esas premisas patriarcales. Hay todo un aprendizaje cultural sobre ello que definitivamente lo ha perpetuado. Las relaciones de poder entre hombre y mujeres, mujer y patrono son asimétricas; Creo que el movimiento feminista a nivel mundial y en mi país Venezuela ha tenido importantes luchas para exigir los derechos de nosotras las mujeres, porque en definitiva a las mujeres nada nos lo han regalado, el derecho a la educación, el trabajo, patrimonio económico, etc. La conciliación pasa por revisar las relación y el rol que tienen hombres y mujeres en la maternidad, la crianza de los hijos/as y las responsabilidades en el hogar, para así tener un mundo mejor, al igual que tener instituciones que rompan con el patriarcado, garanticen la igualdad y apoyen la crianza con apego, así disminuiría mucho la violencia en nuestras sociedades.

Oriana dijo...

Gracias por escribir sobre este tema, y por escribirlo así, con todas sus palabras. Tus palabras vibran en mi interior.

Esther dijo...

Y todo eso hacerlo siempre bien depiladita y si te duele la cabeza una pastilla y a seguir y si tienes la regla un tampax para no notarlo y si estas cansada te compras unas pastillas en la farmacia y si no tienes ganas de echar un polvo te compras un lubricante...

Carola Fontán dijo...

De acuerdo contigo! yo quiero todo!

Ana dijo...

Felicidade, es maravilloso lo que escribes, definitivamente este artículo va dirigido a las que somos mamás. Llega duro y directo. Entiendo perfectamente a la compañera Metropolitan Area Girl, ya que soy Sociologa, pero este escrito va dirigido para quienes somos madres,porque sabemos y vivimos todos los días lo que dice ahí. Felicidades

Mónica Felipe-Larralde dijo...

Algunas de las cuestiones que han quedado reflejadas en vuestros interesantes comentarios, han ocupado un nuevo post: conciliación y maternidad II (matices).
Gracias por continuar generando debate.
http://estudiosobreelutero.blogspot.com.es/2013/01/conciliacion-y-maternidad-ii-matices.html

Joaquín dijo...

Enhorabuena por la reflexión. Yo también estuve en las conferencias, básicamente fui porque quería escuchar Prado y así aproveché y me llevé el libro de ella con Félix dedicado. Aún así las escuché todas y salí con el mismo regusto amargo que cuentas, la defensa del trabajo asalariado como parte emancipadora de la mujer quedo patente en todos los conferenciantes exceptuando a Prado y algo tanto peor fue el legicentrismo de que hacían gala. Yo salí con una idea en la cabeza, lo que allí se trató fue de gente que sufre la destrucción de la familia planeada desde las élites, pero ante esto sus soluciones solo son parches, unas leyes que hagan "sostenible" esta desestructuración.

Anónimo dijo...

Soy mujer, madre, licenciada, con tres posgrados, un trabajo que me apasiona y... me he sentido totalmente identificada en tu post con muchas cosas.
Es muy difícil conciliar, es muy difícil poder ser madre y querer disfrutar de tus hijos y que, por ello, no dejes de ser valorada profesionalmente.
Es muy difícil ver cómo compañeros tuyos que son hombres, te adelantan por la izquierda en tu carrera profesional, con menos años de experiencia y menos competencias, sólo porque tú te chocas constantemente con el techo de cristal y que sí que existe.
Gracias por tu post.

monica collado dijo...

maravillosos los dos articulos. me da la impresion de que el feminismo en su origen le declaro la guerra a los hijos, como si fueran una segregacion del hombre, una excusa mas para mantener a las mujeres en casa. El feminismo necesita revisar los muertos que guarda en el armario. mi experiencia personal esta muy cerca de la tuya, monica. se necesita un cambio de paradigma fundamentado en la colaboracion y no en la competencia. asi ganaremos todos. gracias.

Patricia dijo...

Lo maś escalofriante, como bien decís, es que se defiende a capa y espada (sin consciencia alguna) una especie de "conquista" o "avance" en un mercado inhumano, productivista, insolidario, terciario, inútil, liberal y en definitiva, chungo. Claro que las mujers queremos crar, y tenemos intelecto, queremos trabajar!! Claro que sí, pero por favor. primero de todo. ¿Cómo? ¿ Dónde? ¿Cuándo? Es como una especie de: "ahora que hemos llegado hasta aquí, pues la familia no debería de ser una carga".
¿Hasta aquí?? ¿Hasta dónde me pregunto yo?

andra dijo...

Hola Monica,

Soy una rumana que vive en Santiago de Chile y desde hace 5 meses soy madre. Por un link de facebook llegue a tu articulo que me encanto y me gustaria poder traducirlo al rumano y ponerlo em mi blog, porque tengo unas mamas que me leen y seria bueno seguir el debate. Podria escribir yo misma algo al respeto, nuestras visiones coinciden mucho, pero tu ya lo hiciste, y lo hiciste tan bien que no hace falta escribir de nuevo.
Me das permiso para traducirte y ponerte en mi blog?

Un abrazo y saludos desde Chile,
Andra

Mónica Felipe-Larralde dijo...

Hola Andra:
Claro que puedes traducir el post. Nada me gustaria más que un debate mundial de las mujeres cuestionandonos y dándonos cuenta de lo qué significa para todos la sumision al mercado patriarcal de trabajo asalariado.
Ya me dirás el enlace de tú blog.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

"Antes con un sueldo vivía una familia de cuatro o cinco miembros; ahora con dos sueldos no llega para vivir tres"

Mujer, completa la frase, con un sueldo del cabeza de familia varón, y la mujer en casa y sin salir sin permiso. Y no vivía malvivia, si de proletarios en el capitalismo estamos hablando.

Hoy día sigue habiendo gente que mantiene familias numerosas y esposas en casa, son la alta burguesía, notarios, jueces, abogados, directores de multinacionales.

Tan estúpido es idealizar un pasado represivo y patriarcal, como un presente neoliberal despiadado. Ahora que quien con determinada gente se junta, que se podía esperar de una charla con ultraderechistas de UpyD y PP en la mesa, ¿la revolución integral ? !venga ya!. Cada uno es ya mayor para ver en que charcos se mete, pero tanto criticar al feminismo "radical" y la "ultraizquierda", para terminar chapoteando con los explotadores de los obreros fielmente representados por el senador del PP, en fin.

Mónica Felipe-Larralde dijo...

A Anonimo:
No he comprendido tus argumentos. Pero si te interesa debatir no tengo problema en hacerlo. Y no te preocupes, que esto no va de izquierdas y derechas. Hace tiempo que puedo pensar por mi misma. Por cierto el mayor reto. ¿No crees?

Encarna P dijo...

Una opción como otra, desde luego, pero como dice Metropolitan girl más arriba, no hay una única forma de ser mujer, hay más, no hay que ser fan de Simone de Beauvoir para entenderlo ... luchar contra el capitalismo y la explotación laboral es esencial, pero de todos, hombres y mujeres, y también exigir leyes justas que permitan conciliar maternidad, trabajo y más cosas, pero no me parece que el camino sea reivindicar el rol tradicional de la mujer y la familia basándonos en la sacrosanta biología, excusa que no da para toda la vida. Quitando la gestación, el parto y la lactancia, de los hijos se han de ocupar ambos progenitores, o es que los hombres, al carecer de útero, tienen que ser los que cacen fuera para traernos de comer?
Por otra parte, "El segundo sexo" de Simone de Beauvoir hay que situarlo en su momento histórico y verlo con perspectiva.
Y por último, qué extrañas coincidencias con los postulados de la conferencia episcopal y su defensa de la familia tradicional ... sólo falta afirmar que las mujeres son las causantes del alto índice de paro por querer trabajar en vez de quedarse en casa ensimismadas en sus ciclos biológicos, sus secreciones y sus cosas.

Mónica Felipe-Larralde dijo...

Encarna:
Mira que me han dicho cosas en la vida, pero que me posiciono con la conferencia episcopal es nueva. Te aseguro que no les gustaría tenerme como invitada a una cena.

Aunque ya sé lo primero que nos aparece en la mente cuando leemos sobre el derecho de la mujer a elegir una maternidad o un alegato de una maternidad libre. Aparece la opción de la madre reprimida, amargada y encerrada entre cuatro paredes sin proyecto personal vital y sin poder.
Pero eso es un estereotipo. Hay mujeres que son así en casa y otras que creen que no son así porque trabajan fuera de casa y, de hecho, lo son. La cuestión no es (y yo creo que no lo he dicho en ningún momento) que la mujer ha de quedarse en casa. Lo que yo he dicho es que lo quiero todo. Quedarme en casa a cuidar de mi bebe (porque me da la gana, así, sin más) y tener derecho a trabajar un tiempo después sin que esa elección implique que me he quedado fuera del mercado laboral.
No pretendo adoctrinar a las mujeres en un rol tradicional (que, por cierto, no es el mío). No obligo a nadie a tomar esa opción, solo quiero ejercer la mía. ¿Es tan difícil entenderlo?

Lo que quiero es que el sistema sea más humano para todos. Esta entrada se llama Conciliación y maternidad y no conciliación y paternidad o conciliación y familia. El hecho de que hable de mi derecho a ejercer de madre no resta, ni puede, de hecho, restar ninguna obligación o derechos de los padres. Hablo de las mujeres/madres porque espero que los hombres/padres hablen por su propia boca, como algunos ya han hecho.

Mi postura (sin ser absolutamente integrada) se acerca a otros feminismos (como el feminismo de la diferencia). Hay muchas mujeres y muchos feminismos (aunque solo hay uno representado en el poder) y mi propuesta es crear un debate enriquecedor, que cambiemos nuestros puntos de vista y crezcamos. Pero asisto con desánimo a comentarios mordaces o con argumentaciones en contra de teorías que yo no he sostenido. Y me temo que esto no nos lleva a ningún lado.

http://estudiosobreelutero.blogspot.com.es/2012/03/gallardon-y-el-dia-internacional-de-la.html

Encarna P dijo...

Mónica,cuando comento me refiero a lo que tú dices pero también a lo que se dice en los veintitantos comentarios subsiguientes. Entiendo tu postura y coincido contigo en que "lo quiero todo", y además creo que es posible, no hay más que mirar a los países nórdicos para ver lo que ha conseguido el feminismo militante en este tema. Lo que ocurre es que cuando observo cierta simplificación de la realidad, cuando se presentan las cosa parcialmente para que prevalezca nuestra visión del mundo, me da mucho coraje. Por ejemplo, si la madre tiene un buen puesto y es el padre el que gana 900 euros y está explotado y vuelve hecho polvo, etc., podría perfectamente dejar él su trabajo y quedarse a cuidar de la prole, no?
No sé si lo de la mordacidad lo dices por mí, si es así lo tomo como un cumplido, no hay mala intención, es sólo un recurso expresivo, admiro a los escritores mordaces, lamentablemente yo no creo estar en condiciones de serlo.
Que los obispos no te invitarían a cenar ya lo supongo, mujer, pero coincidir en eso de que es la naturaleza la que impone los roles, coincidís.
PD. He parido tres niños, jamás los consideré una carga, son lo mejor de mi vida, pero eso no me impide entender que haya mujeres que no quieran hacer uso de su útero y dedicarse por entero a lo que mejor les parezca.
Saludos, y no te desanimes, a alguna parte nos llevará esto ...

Mónica Felipe-Larralde dijo...

Hola Encarna:
A ver si vamos llegando a algún sitio. Y si la madre gana una pasta y el padre no y ella quiere quedarse, es ella la que quiere quedarse... ¿qué hacemos? ¿Es más moderno que se quede él a que que se quede ella? Por supuesto que yo no niego el reparto de tareas, ni apelo a que la mujer tenga que quedarse en casa (sobre todo si no quiere) ni que tenga que tener hijos si no le apetece... Estas cosas las doy por supuestas.
Lo que digo es que, precisamente, muchas mujeres se terminan quedando en casa porque deciden dedicar dos o tres años a los nenes. Y después el sistema ya las expulsa para siempre. No nos podemos permitir eso. Necesitamos científicas brillantes, artistas que reflejen la realidad de la mujer, necesitamos todo el talento, la sabiduría y el poder de todas las madres que ahora tienen que elegir.
Yo no quiero que las mujeres tengamos que elegir una cosa u otra. Y menos que en esa elección tengamos que sacrificar a nuestros hijos. Yo quiero que cada una elija lo que quiera y si quiere ambas (como es mi caso) que también las tenga.
Ahora si lees lo mismo para el padre, también me vale, por supuesto. Quiero un mundo más feliz para todos los seres humanos del planeta. Peor que hable de la madre/mujer, no significa que no pueda aplicar lo mismo al hombre/padre.
Un abrazo, Encarna...

Encarna P dijo...

"Un mundo más feliz para todos los seres humanos del planeta" ¿Quién no suscribiría eso?
No se trata de ser moderno, es más, la "modernez" parece ser ahora negar los inmensos logros de las mujeres que nos han precedido, se pueden dar por supuestos, claro, pero no olvidemos que son resultado de luchas,sudor y lágrimas, hemos tenido suerte de encontrarnos bastantes cosas resueltas.
Al capitalismo neoliberal salvaje y desatroso que nos oprime a todos no nos llevó Simone de Beauvoir ... pero tienes razón, quizá ese no sea tema para un blog que se centra exclusivamente en la maternidad.
Sabes, es curioso, al pensar en lo de la iglesia recordé que hace unos veinticinco años, cuando frecuentaba la Asamblea de Mujeres de Granada, tenía compañeras a las que no les parecía bien que usara minifaldas ni escotes por parecerles a ellas que representaban una esclavitud impuesta por el patriarcado (y eso que eran de pana y por supuesto color lila...)en fin, encontraba yo entonces también cierta similitud entre las actitudes monjiles y las de las feministas ultramilitantes, qué cosas.
Un abrazo, también.

Mónica Felipe-Larralde dijo...

Tienes razón, Encarna:
Las cosas no son lo que parecen...
... y el hábito no hace a la monja.

Anónimo dijo...

"Hace tiempo que puedo pensar por mi misma. Por cierto el mayor reto. ¿No crees?"


"La marca característica de las mentes más altas es la inmediatez de sus juicios. Todo lo que producen es resultado de pensar por sí mismos y sólo por la manera en que es expresado, en cualquier lugar, se anuncia a sí mismo como tal. Quien verdaderamente piensa por sí mismo es como un monarca en el sentido que no reconoce a nadie encima de él. Sus juicios, como las decisiones de un monarca, se erigen directamente de su propio absoluto poder. Ya no acepta autoridades del mismo modo que el monarca no acepta órdenes, y no acepta la validez de nada que no haya confirmado él mismo."

Carmen Díaz dijo...

Qué razón tienes. Yo siempre pienso que en la incorporación al mercado laboral hemos cogido tanto impulso que nos hemos pasado de largo muchas cosas.

ALEXANDRA GOMEZ dijo...

Hola Mónica

Definitivamente sólo las que estamos metidas en este rollo de ser madres podemos entender a lo que te refieres con las palabras que has expresado en este post, las que respetablemente por decisión o miedo no se atreven a meterse en este cuento se sienten ofendidas realmente sin razón alguna. Igual me parece mucho más cuerdo y responsable que una mujer prefiera no usar su útero, a que traiga a este mundo seres humanos con los que no va a generar vínculo, por que sus prioridades son otras. Igual una mujer hasta que no vive la maternidad con consciencia no sabe lo importante que es que sean los Padres (Papa y Mama), los que estén ahí para sus hijos y no q sean otros ejerciendo ese papel.

Un abrazo desde Colombia y gracias por que de alguna forma esto ayuda a generar conciencia

Anónimo dijo...

No puedo estar más de acuerdo con tu escrito. Es más no hay peor feminista que las hembristas. Es más si alguna de las feministas o hembristas tuviesen que criar un hijo entonces otro gallo les cantaría. Pero ¿conoceis alguna feminista que tenga hijos? es que yo no conozco a ninguna

Anónimo dijo...

Las feministas "no tienen hijos", los tienes sus parejas hombres, que son así de detallistas. Ellas, "machorras todas" dejan en manos del varón con el que egendran la descendencia, la tarea que según "la ley natural y de dios" es de la mujer. Claro que si una es madre soltera, "que trauma para el niño" que no tendrá la "figura masculina de referencia", no como la vecina, que teniendo marido que la pega día si día también, está encantada con que su hijo tenga "papá y mamá", como dios manda. Y si papá pega a mamá, es porque se lo merece o por culpa de las feministas que le han metido a mami ideas tontas sobre la "emancipanosequé", que el machismo y el patriarcado nunca exitieron, que son inventos de las nuevas brujas, es decir "las feministas estatalistas", porque antes del "maldito feminismo" de simón de buvoir y otras "envenadora oficiales", el mundo era una arcadia idílica en la que hombres y mujeres gracias a dios y al papá y a la "revoluciín integral" que pretendían realizar, caminaban de la mano. Tuvieron que ser las feministas y marx y engels y bakunin y nietche los que jodieron ese paraiso terrenal que hasta el siglo XIX era el mundo. Menos mal que Prado Esteban, Felix Rodrigo Mora y sus seguigores nos "ilumninan" día sí día también, permiso del PP y la iglesia católica mediante.

!La bruja avería, lesbiana y admiradora de herodes!

Mónica Felipe-Larralde dijo...

Pero ¿Alguien se ha leído el post?

¿He dicho que la mujer ha de quedarse en casa? ¿He dicho que la mujer ha de ocuparse en exclusiva de los hijos? ¿He dicho que el único o mejor rol de la mujer sea la maternidad? Porque si he dicho esto he debido de sufrir un síncope.

Hagamos el esfuerzo de leer lo que pone, aunque no nos guste. Porque entonces podremos debatir. Mi reflexión es volver a poner el ser humano en el centro de la Vida, de donde nunca debió de salir. Si me explicáis qué tiene eso que ver con la iglesia o el PP que tanto apuntáis estaría agradecida. A ver si ahora la dignidad pertenece a las derechas y yo no me he enterado.

Porque yo abogo por crear una nuevas relaciones laborales más justas e igualitarias (lo que sería más propio de las izquierdas tradicionales donde ganarían los trabajadores/as) y a la vez se me acusa de formar parte del movimiento más reaccionario de este país.

¿Cuál es el problema con el feminismo de la izquierda (que, por cierto, es el mismo que el de la derecha) para sumir que los niños tienen derechos y que las mujeres tenemos también derechos, como el de la maternidad?

Caro dijo...

Aquí otra mujer con estudios superiores que decidió bajarse del carro cuando parió :)

Estoy absolutamente de acuerdo en todo con Mónica, por supuesto. Y no puedo más que morirme de la risa ante las insinuaciones y acusaciones ideológicas que se le imputan. La gente todavía no ha entendido que para hablar de esto no hay que estar posicionado desde la derecha ni desde la izquierda, sino desde ARRIBA. Por encima.

Que la biología determina según qué cosas no sólo lo dice la iglesia, también lo dice la ciencia, que afortunadamente están en lugares bastantes distantes. Que seamos mujeres no quiere decir que lo único que podemos hacer sea parir y criar. Pero es UNA de las cosas que podemos hacer, y la naturaleza es tan sabia que nos hace crear vínculos con nuestros hijos(o la especie como la conocemos se habría extinguido. Quizá ahora podríamos ser monísimos reptiles, poniendo huevos y luego si te he visto no me acuerdo...). Ese vínculo hace que, mientras que un bebé/niño sea pequeño/indefenso quieras estar con él a todas horas. Eso es lo que hace que muchas mujeres LLOREN cuando dejan a sus hijos en guarderías.

Yo decidí que no iba a echar ni una lagrimita, al menos por ese motivo. Me bajé del carro. ¿Que el sistema no quiere volver a contar conmigo, por rebelde? pues que no cuente. Ya me inventaré otro sistema. De repente ví claro el chantaje.

Yo también querría tenerlo todo. Pido lo mismo que pide Mónica. Ahora, mientras pueda sobrevivir con lo que tenemos, no pienso tomar la decisión de volver al mercado laboral pensando en los privilegios que pierdo o gano.

Nuria dijo...

Después de participar a regañadientes durante años en el acaparamiento de la infancia por parte del estado, llegué a la conclusión de que lo que nos venden como conciliación, no es más que manipulación.
Muchas gracias por tu artículo.

eve dijo...

Siempre he pensado lo mismo y por eso siempre mas que la igualdad de derechos he abogado por la equidad de derechos!!!....no me siento y no creo ser igual a un hombre, soy madre y tengo al suerte de decir que por lo menos a mi me toco gozar la maternidad como madre soltera, ser mujer y desarrollarme profesionalmente. Pero se que en la realidad somos pocas las que podemos decir que pudimos...

Maternaje y Conservación dijo...

Estoy realmente encantada con el artículo y el debate. Después de parir en el 2009, busqué hasta cansarme espacios y documentos que reflejaran la incertidumbre, profunda injusticia y violencia que hemos sentido con mi marido, por no poder conciliar el trabajo y la familia, en este sistema laboral nefasto que tenemos los guardaparques nacionales en argentina (justo nosotros que cuidamos la vida, linda ironía!). Me fué muy difícil, construir mi posición y esto me alimenta. LOs que sufrimOs esto, podemos valorar como agua en el desierto el debate!. Gracias a todOs por estas palabras! Gracias mujeres por debatir!!!! Feliz de que esto circule por el espacio virtual Argentino! que cada vez somos mas los que queremos cambiar las cosas!

Maternaje y Conservación dijo...

Feliz! Por el artículo y el debate, que por fin circula en el espacio virtual Argentino! Cuan perdidos nos sentimos como pareja al no encontrar espacio/ refugio ante la violencia del sistema cuando intentamos compatibilizar el trabajo y la familia! Gracias a todos por comprometerse, opinar y generar posición. En medio de la de la complicidad y opresión generalizada de hombres y mujeres (de diversas posiciones) que validan sin sustento, este modelo social de abandono y falta de cuidado de LA VIDA, es que estas palabras se disfrutan como agua en el desierto!

LA BIBLIO !!! dijo...

Guauuuuuu, emocionadísima!!!! por el comentario de la familia Guardaparque en Argentina, y los entiendo tanto. El articulo buenísimo y los comentarios todos sin desperdicio. Solo puedo agregar que muchas veces nos perdemos en las mismas posturas que nos condicionan y no nos damos cuenta del lugar en el que nos encontramos y al QUE NOS LLEVARON ¡!! Una cosa es la realización profesional, la independencia económica y las ganas de ejercer actividades de las mujeres, otra cosa ES TENER LA OBLIGACION DE PERMANECER LEJOS DE LOS/AS HIJOS/AS SOLO POR CONSERVAR EL EMPLEO O POR LA NECESIDAD DE SUBSISTITENCIA MATERIAL.
Siempre creí que LIBERTAD es poder elegir y hacer lo que me plazca SIN PERJUDICAR A NADIE, el tema es que HOY UN ENEORME SECTOR DE LA POBLACION MUNDIAL NO PUEDE ELEGIR EN LIBERTAD, ya sabemos que no son mas de cientos los que manejan el mundo hoy y que no creo que entre ellos tengan estos problemas que plantea el articulo. La mama y el papa deben estar SIEMPRE para el bebe, y todas sabemos que durante el primer año de vida el contacto pleno con la madre es indispensable para el fortalecimiento físico y psíquico del bebe. La familia, de todas y cualquier manera que este conformada, debería poder elegir siempre como prioridad EL CONTACTO FLUIDO Y CASI CONSTANTE con los pequeños, más aun en la primera edad o durante el curso de alguna dolencia. Suerte y buenísimo el debate. º YO NO QUIERO TRABAJAR TANTAS HORAS PARA PODER DARLE CALIDAD DE VIDA A MIS HIJOS. º YO QUIERO REALIZAR OTRAS ACTIVIDADES Y NO ENCUANTRO TIEMPO. º QUIERO TIEMPO TAMBIEN PARA COMPARTIR EN PAREJA Y AMIGOS, NO LO TENGO HOY. º QUIERO CALIDAD DE VIDA PARA DISFRUTAR VARIAS HORAS DE OCIO Y ESPARCIMIENTO.

LA BIBLIO !!! dijo...

Guauuuuuu, emocionadísima!!!! por el comentario de la familia Guardaparque en Argentina, y los entiendo tanto. El articulo buenísimo y los comentarios todos sin desperdicio. Solo puedo agregar que muchas veces nos perdemos en las mismas posturas que nos condicionan y no nos damos cuenta del lugar en el que nos encontramos y al QUE NOS LLEVARON ¡!! Una cosa es la realización profesional, la independencia económica y las ganas de ejercer actividades de las mujeres, otra cosa ES TENER LA OBLIGACION DE PERMANECER LEJOS DE LOS/AS HIJOS/AS SOLO POR CONSERVAR EL EMPLEO O POR LA NECESIDAD DE SUBSISTITENCIA MATERIAL.
Siempre creí que LIBERTAD es poder elegir y hacer lo que me plazca SIN PERJUDICAR A NADIE, el tema es que HOY UN ENEORME SECTOR DE LA POBLACION MUNDIAL NO PUEDE ELEGIR EN LIBERTAD, ya sabemos que no son mas de cientos los que manejan el mundo hoy y que no creo que entre ellos tengan estos problemas que plantea el articulo. La mama y el papa deben estar SIEMPRE para el bebe, y todas sabemos que durante el primer año de vida el contacto pleno con la madre es indispensable para el fortalecimiento físico y psíquico del bebe. La familia, de todas y cualquier manera que este conformada, debería poder elegir siempre como prioridad EL CONTACTO FLUIDO Y CASI CONSTANTE con los pequeños, más aun en la primera edad o durante el curso de alguna dolencia. Suerte y buenísimo el debate. º YO NO QUIERO TRABAJAR TANTAS HORAS PARA PODER DARLE CALIDAD DE VIDA A MIS HIJOS. º YO QUIERO REALIZAR OTRAS ACTIVIDADES Y NO ENCUANTRO TIEMPO. º QUIERO TIEMPO TAMBIEN PARA COMPARTIR EN PAREJA Y AMIGOS, NO LO TENGO HOY. º QUIERO CALIDAD DE VIDA PARA DISFRUTAR VARIAS HORAS DE OCIO Y ESPARCIMIENTO.

kittyscuquis dijo...

He llegado a tu blog navegando por la red y me he encontrado con este fantástico artículo con el que no puedo estar más de acuerdo. Comprendo y comparto tu postura, Mónica... no deberíamos tener que elegir entre ser madres o mujeres trabajadoras, debería de existir una conciliación real para que ambos roles pudieran darse en las mujeres que así lo elijan... yo también lo quiero TODO y quiero poder dedicarle tiempo a mis futuros bebes y tiempo a mi trabajo, sin que una cosa me haga ser peor en la otra... pero, hoy por hoy, ese es un lujo difícil de alcanzar...

Y es que, mientras no seamos nosotros mismos, hombres y mujeres, quienes luchemos contra el actual sistema... mientras no hagamos por cambiarlo esto no sucederá... y el problema es que hay muchas mujeres que no entienden y cuestionan la elección de una maternidad libre, que una mujer elija cuidar de su bebé renunciando a su profesión...

Yo aún no soy madre pero estoy en proceso de serlo y tengo muy claro que, gracias a que la situación me lo permite, el día que me convierta en madre me quedaré en casa cuidando de el bebé (a menos que encuentre un útopico trabajo que me permita pasar tiempo de calidad y amamantar a mi niño). Mi chico y yo estamos de acuerdo con esta decisión y es una decisión que HE TOMADO YO, valorando los pros y los contras y siendo consciente de lo que implica...Pues bien, he de decir que soy criticada por mujeres de mi entorno por esta decisión... porque "me quedo relegada a depender del hombre económicamente".. porque "soy yo la que renuncio a mi profesión en aras de criar al bebé y no mi pareja"... porque "renuncio a ser independiente y autónoma económicamente"... y porque ven que es un rol anticuado el "quedarse en casa a cuidar al niño" y me convierto en una "maruja"... como me dijo una de mis mejores amigas "renuncias a tí como mujer y profesional para convertirte en madre... y ¿que pasará cuando el niño crezca? ¿Que te queda a tí?"
Y ahí está el principal problema... la exclusión profesional de las mujeres que elijen eta opción.. el que por el hecho de tomarte un par de años para la crianza de tus hijos se te dificulte o impida después la incorporación al mundo laboral.. esto es lo que debería cambiar y entonces sí que muchas mujeres podríamos tenerlo TODO...

Anónimo dijo...

Hola a todos y todas! Quería decir que... YO NO SOY MADRE (soy hija, pareja, y mil cosas más que he sido y seré en femenino) Y ENTIENDO PERFECTAMENTE todo lo que dice Mónica. Mónica, mil gracias por yu blog. Hace días que lo encontré, y lno he podido parar de leerlo. Es una gran luz. espero poder seguir leyéndote y entrar a comentar más cosas. Respecto a este y al debate que aquí había subido un poquitín de tono... me gustaría decir que vengo de una familia marxista materialista. Así de claro. Y entiendo perfectamente la crítica de aquellos que se llaman a si mismos "marxistas". Y puedo deciros que también hay muchos tipos de marxismo, y muchas maneras de leer y entender. Y si fuérais más allá de la rabia que nos ha movido a todas, y nos ha hecho sobrevivir, creo que podrías entender que lo que escribe Mónica no es reaccionario, sino todo lo contario: es de lo más lúcido y radical que podemos encontrar en este siglo XXI. Pero lo mejor... que ha traspasado la rabia y lo escribe desde el amor. Mil gracias por recordarme esto, Mónica.

Hasta pronto.

Mònica

Hacemos comunidad en Facebook